Se define como flora apícola el conjunto de especies vegetales que producen o segregan sustancias o elementos que las abejas recolectan para su provecho: néctar, polen, propóleo y mielatos.

En función del tipo de aprovechamiento, diferenciamos plantas nectaríferas, plantas poliníferas, plantas nectaríferas y poliníferas, y plantas fuentes de mielatos.

Estas plantas son las que presentan pétalos con colores atractivos para el polinizador (contraste con el entorno), y fragancias que alcanzan grandes distancias, indicando la presencia de néctar o polen, las recompensas que las plantas ofrecen a las abejas.

El néctar floral, presenta una composición de agua y azúcares (glucosa, sacarosa y fructosa) en concentraciones variables, dependiendo de la especie. Esta sustancia azucarada es secretada por las plantas (nectaríferas) a través de los nectarios, que se sitúan en diferentes lugares de las mismas: pétalos, sépalos, extraflorales…  La disposición de los nectarios tiene origen estratégico, y obliga a las abejas a moverse por una zona concreta de la flor, para lograr una mayor efectividad en la polinización.

La recolección del néctar, por parte de las abejas pecoreadoras, se realiza a lo largo del día. En sus visitas, la abeja succiona de los nectarios dicha sustancia. Este néctar, a su regreso a la colmena, es depositado en las celdillas y sometido a un proceso de deshidratación para fabricar la miel. Las abejas evaporan el agua sobrante, hasta alcanzar una humedad del 18% y una concentración de azúcares del 80% (cuando, en el caso del néctar, las proporciones son casi las contrarias: un 20% de azúcares y un 80% de humedad).

Algunas de nuestras plantas proveedoras del néctar para las abejas y otros polinizadores son:  Ajedrea, Albaida, Azahar, Biércol, Brezo, Cantueso, Espliego, Girasol, Madroño, Mejorana, Rosáceas (frutales, ej. prunus), Romero, Tomillo, Vivorera, Zarza…

Si quieres saber más, sigue ahora nuestro curso online sobre Flora apícola

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies