El tamaño del colmenar ideal será aquel que permita un aprovechamiento óptimo del radio de exclusividad, que es el radio del círculo cuyo aprovechamiento queda restringido a un único colmenar. Hay que tener en cuenta que nuestra abeja melífera puede alcanzar hasta 5 km. de radio de pecoreo, aunque, por supuesto, siempre preferirá tener sus fuentes de agua y alimento lo más próximas a la colmena que sea posible.

Es muy importante un buen conocimiento del radio de exclusividad. El lugar elegido para la ubicación de nuestro colmenar debe ser rico en diversas floraciones (es decir, disponibilidad escalonada de alimento). Debe disponer de fuentes de agua cercanas; si no la hubiera, será necesario instalar un bebedero, pues, especialmente en verano, el consumo de agua en la colmena es de vital importancia, y puede llegar hasta un litro diario por cada colmena). También debemos conocer la existencia de infraestructuras (ej. carreteras), núcleos habitados, otros colmenares, etc., ya que debemos cumplir la legislación vigente, al efecto, sobre distancias mínimas.

El emplazamiento del apiario debe, también, permitir el paso de vehículos de transporte (camión o vehículo todo terreno con remolque, según el tipo de explotación), y nos debe resultar, en la medida de lo posible, cercano, posibilitando desplazamientos razonables de mano de obra…

En cuanto al carácter, el colmenar puede ser estante o trashumante, lo que nos condicionará el tipo y la cantidad de infraestructura. Su tamaño, en cuanto al número de colmenas, dependerá de la disponibilidad de alimento y del tipo de colmena.

No obstante, siempre deberemos trabajar con varios asentamientos, colindantes en el radio de pecoreo (es decir, que distarán, entre sí, unos 5 km.), ya que los iremos apoyando mutuamente, en tareas de multiplicación de colmenas, sanidad, etc.

Ubicación de las colmenas

En un colmenar, ubicaremos las colmenas en fila, dejando entre 30 cm y 1 metro entre ellas. Si contamos con un gran número de colmenas que requieran colocar varias filas, éstas se colocarán a una distancia mínima de un par de metros entre sí.

Las colmenas se colocarán sobre peanas, ladrillos o cualquier otro tipo de soporte que eleven la colmena del nivel del suelo. De ese modo, evitaremos problemas de humedad, y facilitaremos nuestros manejos.

Las ubicaremos en un lugar tranquilo, sin ruidos y apartado de las corrientes de aire, orientando la piquera hacia el sureste. Esta zona, de salida y entrada de abejas, debe estar despejada de árboles o arbustos, para que las ramas o el follaje no obstruya las piqueras, ni genere zonas de sombra poco adecuadas.

El sol puede llegar a sobrecalentar las colmenas, pero también actúa como desinfectante y elimina el exceso de humedad que puede favorecer el desarrollo de gérmenes.

Si quieres aprender más, ahora puedes hacerlo en nuestro curso online de Iniciación a las abejas y la apicultura

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies